NOVEDADES

miércoles, 5 de mayo de 2010

EN DEFENSA DE LA ENSEÑANZA CONCERTADA EN EXTREMADURA


LEE LAS REIVINDICACIONES DE FEUSO


UNA LECCIÓN DE BUENA EDUCACIÓN.

Desde la Federación de Enseñanza de U.S.O. Extremadura, queremos felicitar a todos los participantes en la concentración celebrada en Mérida el día 5 de Mayo. Todos nos merecemos una Matrícula de Honor.
Los Centros Concertados dimos una vez más, una lección de valor y valores ante una Consejería de Educación que no progresa adecuadamente. Esta actitud debe tener un precio político y un desprecio social. Nosotros también votamos.
Recibir una educación de calidad en las mismas condiciones es un derecho de todos los extremeños y sin embargo la cuarta parte nos sentimos discriminados. Los chicos lo expresaban ayer con el lema: “Eva Pérez ¿por qué no nos quieres?”. Los conciertos deben posibilitar la libre elección de centro a los padres de cualquier clase social.
Desde U.S.O. entendemos que las lógicas y deseables mejoras en la enseñanza pública tienen una causa justificada, llevar la Enseñanza al siglo XXI. No creemos que sea para ser más competitivos frente a la enseñanza concertada. Suponemos que las justas mejoras laborales y retributivas de los compañeros de la pública no serán debidas a sus inalienables derechos como funcionarios, sino como un desarrollo inevitable para que puedan ejercer su función con calidad en nuestros tiempos. ¿Debemos por tanto en la enseñanza concertada permanecer en las sombras del siglo XIX? o podremos acceder también a esas bondades, que no olvidemos todos pagamos con nuestros impuestos.
Defendemos también a esos compañeros que día a día demuestran su calidad y profesionalidad sin medios materiales pero con sobrada ilusión, preparación y esfuerzo. No hay más que observar los resultados académicos de nuestros alumnos y la demanda social que tienen nuestros centros.
Por todo ello, seguiremos en la lucha que da sentido a nuestra existencia como sindicato, independiente de ideologías políticas y centrado en los derechos de los trabajadores de nuestro sector.

¡Esto no es más que el principio! Parafraseando a Winston Churchill:

“We shall never surrender”.